En esta época en la que los hipster están dando paso a los muppies, los anunciantes están volcando su creatividad en campañas que humorizan la hipsteria.